[Ga-Rei] Resúmenes Capítulos 47-52 [END]

Publicado: 14 febrero 2011 de loli_tsubasa en Ga-Rei, Mangas:
Etiquetas:, , , ,

Capítulo 47: “El ataque de los Chouroukai”

El capítulo 47 comienza con Tsuina rogando a los del Chouroukai que detengan el asalto a la casa del Maestro Michael en la que todos se encuentran escondidos, pero ellos ignoran la petición y comienzan un ataque del que escapan nuestros protagonistas huyendo con unos trineos sobre la nieve. Tsuina es atacada por uno de ellos y queda incapacitada para seguir luchando, mientras apuñalan al Maestro Michael.

En la huída, Kagura y Kensuke se separan del resto. Noriyuki, Shizuru y Yomi van juntos buscando al resto, pero los del Chouroukai se encuentran con ellos y los atacan, cortándole los dedos a Shizuru para que no pueda disparar con su arma, clavando una felcha en la pierna izquierda de Yomi e hiriendo a Noriyuki de gravedad, del cuál descubrimos que desde el ataque de Mitogawa capítulos atrás ha estado ciego de sus ojos, y ve con ayuda de los kudagitsune.

Pero justo en el momento en el que todos se encuentran (o mejor dicho, se ven a la distancia y van hacia los otros) aparecen dos miembros del Chouroukai y uno de ellos… mata a Noriyuki, lo que hace que Yomi pierda la cabeza y comience a liberar una gran explosión de miasma.

Capítulo 48: “Adiós”

En este capítulo, desgraciadamente tenemos que despedirnos de Noriyuki, que finalmente muere sacrificándose por Yomi, aunque… no del todo, pues Naizou, con el trozo de alma que le queda tras haberse enfrentado a los Chouroukai, lo traspasa al cuerpo de Nori-chan para hacer que él sobreviva, aunque al hacerlo, el chico no volverá a ser humano, será un espíritu maligno. Aún a sabiendas de esto, Yomi le ruega a Naizou que lo haga, porque ya nada le importa, porque quiere salvarle, porque de todos modos, ahora ya no hay diferente entre humanos y espíritus.

Por otro lado, el Naraku ha comenzado a crecer no sólo en Tokyo, sino también en otros 12 puntos distribuídos a lo largo del mundo, como Washington DC, México, Londres, Inglaterra, el Cairo, Moscú, Estambul, Beijing, Tajmahal, Australia y África.

Kagura se lanza tras Yomi y Kensuke tras Kagura para evitar que ella caiga en la oscuridad junto con Yomi. Sin embargo, cuando ambos se encuentran dentro de un miasma, aparece de la nada Okama y los salva, sacándolos de él. Ambos guardianes de la Sacerdotisa Negra mueren.

Todo se sumerge en el caos, mientras miles de espíritus comienzan a cubrir el cielo de todo el mundo. ¿Qué hacer? se pregunta Kagura vs el mundo.

Capítulos 49: “Comienza el Fin”

Kagura se echa la culpa de todo lo sucedido, mientras Kensuke trata de buscar la manera de ayudarla, ya que es imposible que una sola chica tenga que enfrentarse a todo sin poder contar con alguien.

Es entonces cuando Shizuru se da cuenta de que Kensuke tiene una especie de redondel sin pelo en el centro de la cabeza. Kensuke se acuerda que ese “punto” ya le apareció cuando se enfrentó al Kyuubi, y es entonces cuando se da cuenta de que al enfrentarse a grandes cantidades de miasma ha sido capaz de vencerlas y salir de ellas por una especie de “poder” que no sabe de dónde procede, pero que sí se da cuenta de que es parecido al de Tsuina, que consiste en absorver la energía negativa, purificarla y usarla como fuerza propia.

Por eso y por los sentimientos que los unen, Kagura finalemtne le pide a Kensuke que le ayude a vencer al Naraku en Tokyo, o todo habrá acabado para todos.

Mientras, en el propio Tokyo, Mikado (ahora jefe del departamento) y su hermana menor Kyouko se dirigen al corazón del Naraku para enfrentarse a él manejando a sus shinigamis, pero cuál es su sorpresa al ver que “Yomi” está allí, en el núcleo. Ambos chicos contemplan como un aura negra con forma humana sale del cuerpo de Izumi, y de repente Noriyuki aparece en la escena, como un espíritu maligno.

Mikado le ruega a Yomi que si aún le queda algo de humana, que razone y detenga el Naraku, ya que es la única que puede hacerlo. La chica en cambio, se ríe en su cara, le dice que él antes la había dejado de lado y la había considerado no-humana, por lo que ahora no iba a hacerle caso. Tras este diálogo, Yomi hace una especie de señal al cielo, el Naraku “despierta” (se vuelve activo y se retuerce) y todo hace un gran “BOOOM”.

La ciudad de Tokyo es cubierta por una gran capa de humo que esconde la destrucción que ha sembrado alrededor. Esto realmente es el final.

Capítulo 50: “No moriré aún”

No moriré aún… no hasta que me reencuentre con Yomi – afirma con fuerza Kagura mientras se enfrenta a unos espíritus.

Los sellos Reimyaku que guardaban al Inmortal han sido rotos, y en el parque Hibiya el Tengu ha surgido de nuevo. Okama reaparece (al parecer, todos los que murieron en capítulos anteriores comienzan a surgir con la liberación del Naraku) y se enfrenta a Kensuke, momento en el que recuerda una vida pasada, de hace miles de años, cuando su alma pertenecía a otro cuerpo de un chaval que perdió a sus padres de pequeño y fue salvado por Okama cuando este iba purificando a unos espíritus. A partir de ese encuentro, viajaron juntos exorcisando, hasta que un día Okama dio con una sesshouseki y maravillado ante su poder cayó en la tentación, por lo que se convirtió en un ser oscuro que el chaval tuvo que matar.

Okama se rie ante el hecho de recordarlo y le dice a Kensuke que será como en aquél entonces: él tendrá que matarlo y atravesar el muro de espíritus que rodean al Naraku para conseguir llegar hasta donde están Mikado y el resto enfrentándose a Yomi, Noriyuki y todos los espíritus que atrae el miasma.

Mientras, la lucha en el corazón del Naraku se enfurece, Mikado y Noriyuki discuten sobre su condición, mientras en todo el mundo los espíritus comienzan a atacar.

Capítulo 51: “Absorbiendo la oscuridad”

El Inmortal les ataca y ellos quedan atrapados entre un amasijo de espíritus dirgidos por el Tengu. Tsuina no se queda de brazos cruzados y comienza a absorver la oscuridad que puede mediante su poder, pero es demasiada para que su cuerpo lo pueda aguantar. Shizuru por su parte se pone las pilas y saca a Kagura de su estado de ensimismamiento, diciendo que fue la única que puedo hacerla cambiar, por lo que ahora no va a dejar que se rinda en ese punto. Tras esto Kagura alza la mano al cielo y activa el poder que comparte con Kensuke y Tsuina, estableciendo un vínculo entre los tres que hace que comiencen e intenten absorver al Tengu. Kensuke además defiende a Kagura de Okama junto con Tanuki, que se convierte en un escudo.

A la misma vez, la bestia negra (la encarnación del Byakuei de Yomi) aparece y de repente se fusiona con Ashura, creando el nuevo Kyuubi. Byakuei por su parte, se presenta como el perro gigante y se fusiona con el Tengu, que había sido purificado por el otro trío, consiguiendo que se vuelva puro y blanco por el poder de la Sacerdotisa Blanca (Kagura).

Kagura decide absorber la oscuridad enfrentándose a ella con el Tengu-Byakuei, sabe que sus amigos e incluso el mundo en el que vive están en peligro por su deseo egoísta de salvar a una sola persona (Yomi) que a la vez tiene el poder de detener todo. Es por eso que dedice una vez más luchar para ganar, y rescatar a Yomi, porque la ama y porque quiere desatarla de ese destino.

Mis sentimientos… un futuro diferente, que podría haberse perdido. Yo supe, que un día el fin llegaría, pero… yo aún tengo muchas cosas que deseo decirte, yo aún deseo decirte cuánto te amo, yo deseo liberarte de tu sufrimiento. Pero, perdí la vista de Eso. Y me perdí a mí misma en mi propio egoísmo. Aunque no hubiera nadie más en este mundo, ¿quién podría entender cómo me siento? pensé que estaría bien permanecer “así”. Pero… pero… en este lugar, tengo amigos. Amigos que están deseando proteger esos imperdonables sentimientos míos, aunque fueran heridos en el intento. La más débil era yo… fui arropada por todo el odio y lo olvidé todo. No huiré de nada más, no incluso si… si fuera el fin del mundo. ¡DEVORARÉ TODA SU OSCURIDAD!

Con esta relfexión épica, Kagura nos despide de este capítulo.

Capítulo 52: “Un triste final feliz”

En cuanto tuve la RAW, la leí desesperadamente y saqué mis propias conclusiones fijándome en cada uno de los detalles de las viñetas e interpretando como buenamente pude para que todo guardara una lógica tratándose de Hajime Segawa. Dicho post lo podéis leer aquí y me alegro de ver que no me equivoqué del todo, tenía razón de hecho, aunque ahora sí entiendo el por qué, y me parece genial.

“Un triste final” comienza con Izumi, que ha recuperado la consciencia después de ser abandonada por el alma de Yomi, va hacia ella y le dice que se ha dejado consumir por la oscuridad y que ahora mismo sería capaz de matar a la persona que más le importa. Sin embargo ella le contesta que ya es demasiado tarde para todo, ya nada se puede arreglar.

El Tengu blanco lucha contra Ashura, pero de repente la bestia negra aparece y rompe las cadenas que unen el alma de Kagura a la de Byakuei, lo que hace que ella, literalmente comience a morirse, ya que deshacerse de Byakuei y la sesshouseki es como partir tu alma por la mitad. Es decir, Kagura comienza a desvanecerse junto con la bestia, ya que es sólo un cuerpo que va perdiendo su alma gradualmente.

La bestia negra de nuevo intenta atacarles, pero esta vez entre ellos se interpone Okama, que comprende el significado de la lucha de los chicos y desea ayudarles. Como era un exorcista que purificaba la oscuridad y la bestia negra está llena de oscuridad, se sacrifica y la mata.

Yomi aparece en escena, hinca su espada tenebrosa en el suelo, se acerca a Kagura y le pide que la mate, ya que es la forma de que todo termine. Kagura está casi perdiendo la cosciencia, por lo que Kensuke contesta en su nombre que ella no ha venido a matarla por el bien del mundo, sino que ha venido para salvarla a ella, porque es la persona que más ama en el mundo.

Al escuchar estas palabras, Kagura se levanta tambaleándose y le tiende la mano a Yomi, para que ella la coja, mientras pronuncia su nombre.

No puede ser… alguien como yo, que no merece ser amado… detente Kagura. ¿Por qué? aún así, tu aún… ¿eres capaz de tenderme tu mano… intentando ayudarme?

Tras decir estas palabras, una sombra negra sale del cuerpo de Yomi y ella queda desnuda abrazando a Kagura. Pero… ella comienza a desvanecerse tal y como lo hizo Byakuei. Sus últimas palabras son “Kagura” y tras decirlas, se concentra en una bola de luz en las manos de Kagura y esa “energía” se mete dentro del cuerpo de la chica, que pierde el conocimiento de nuevo.

Lo que hace Yomi en esta ocasión, ante el amor tan grande que siente por Kagura, es sacrificar su propia alma para llenar el hueco que Byakuei dejó en Kagura, y así mantenerla con vida.

“Siempre intentábamos alcanzarnos la una a la otra… pero el destino siempre nos apartaba.”

Este es el fin de las Sacerdotisas Negra y Blanca, del Bien y del Mal, de la amistad, del amor, de las hermanas, de Yomi y Kagura, que sacrificaron sus almas y cargaron con el peso del destino para conseguir un futuro en el que humanos y espíritus pudieran coexistir en paz. Este es el triste final feliz.

PSDT: Los títulos que he puesto a cada capítulo son inventados, en realidad no se llaman así, sino que son la forma en la que yo los llamaría si hubiera dibujado el manga, aunque no me quejo de sus nombres originales ^^

Fuente original: yomigura.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s